Cardiopatía isquémica: causas

La cardiopatía isquémica es la mayor causa de defunción en los países desarrollados. Se trata de una patología muy frecuente que requiere tratamiento y adoptar una serie de hábitos de vida. Tiene mejor pronóstico en los casos diagnosticados antes de sufrir un infarto o una angina de pecho.

La cardiopatía isquémica y sus causas son un tema complejo. Pese a que algunos pacientes presentan una predisposición genética, no se puede hablar de cardiopatía congénita porque no está presente en el momento del nacimiento. Además, hay otros factores implicados en la aparición de arterias obstruidas, con más peso que los antecedentes familiares.

Por ello, hoy vamos a ver qué es una cardiopatía isquémica y cuántos tipos existen, cuáles son todos esos factores a tener en cuenta y, por supuesto, cómo se trata a los pacientes afectados según el tipo y severidad.

¿Qué es una cardiopatía isquémica?

Una cardiopatía isquémica o enfermedad isquémica del corazón es una patología resultante del estrechamiento o bloqueo de las arterias coronarias, es decir, de la aterosclerosis de estos vasos concretos.

La aterosclerosis coronaria suele ser un proceso lento, por lo que en sus etapas iniciales no presenta síntomas. Con la aterosclerosis se va acumulando el colágeno, lípidos y células inflamatorias (linfocitos) en los vasos sanguíneos, causando la estenosis o estrechamiento de las arterias coronarias.

El proceso de acumulación y endurecimiento de las arterias puede empezar a una muy temprana edad, aunque no suele presentar síntomas hasta el momento en el que el estrechamiento de la arteria coronaria se vuelve grave, causando una descompensación del aporte de oxígeno al corazón y la cantidad que necesita.

¿Qué provoca la cardiopatía isquémica?

Cardiopatía isquémica

Existen diferentes causas para esta cardiopatía, y no es extraño que en un paciente diagnosticado se den una o más a la vez. Las principales son las siguientes:

  • Antecedentes familiares de cardiopatías isquémicas, aunque la predisposición genética no suele ser el factor determinante. Los pacientes que nacen con cardiopatías congénitas, deben tener mayor cuidado con el resto de factores que favorecen la aparición de la enfermedad isquémica del corazón.
  • Dislipemia, especialmente niveles altos del colesterol LDL (colesterol malo). También influye presentar niveles bajos de colesterol HDL. En ambos casos, el riesgo de cardiopatía isquémica se incrementa a medida que transcurre en tiempo sin controlar la dislipemia.
  • Diabetes mellitus, sobre todo si no está bien controlada.
  • Edad avanzada.
  • Ser fumador.
  • Tener problemas de hipertensión.
  • Sufrir obesidad.
  • Haber tenido episodios anteriores de angina de pecho (cardiopatía isquémica lenta) o infarto (cardiopatía isquémica rápida).

Tipos de cardiopatía isquémica

Infarto agudo de miocardio

Accidente coronario grave que se produce como consecuencia de la obstrucción de una arteria coronaria por un trombo. Requiere de atención médica inmediata, incluso cuando solo existan sospechas.

La gravedad de un infarto viene determinada por la cantidad de músculo cardíaco perdido y la localización de este tejido. Tiene síntomas muy similares a la angina de pecho: dolor en el esternón, que irradia al brazo izquierdo, a veces pérdida de conocimiento.

El infarto de miocardio puede afectar a personas completamente sanas y jóvenes, sobre todo cuando existe alguna cardiopatía congénita no detectada y controlada.

Angina de pecho estable

Comparte sintomatología con el infarto de miocardio, y suele durar entre 1 y 15 minutos. Suele darse tras una emoción intensa o un sobreesfuerzo físico, y precisa de atención urgente, incluso si los síntomas ya han desaparecido. En ocasiones, el dolor no irradia por el brazo, sino por la espalda o por la zona del abdomen superior.

Una vez se ha sufrido una angina de pecho, es frecuente que se presenten más, sobre todo cuando no se comienza a tratar al paciente para evitar esas recidivas.

Angina de pecho inestable

El síntoma principal es el dolor torácico y se produce por el mismo motivo que el infarto, aunque en este caso no llega a producirse la oclusión completa de la arteria coronaria trombosada y no hay necrosis de tejido muscular del corazón.

Sin embargo, ante una angina de pecho inestable, el paciente debe recibir atención médica urgente e inmediata, porque existe riesgo elevado de infarto o de muerte súbita mientras no se resuelve la estenosis de la arteria coronaria afectada.

¿Cómo se trata?

Medicación

Aspirina, anticoagulantes, betabloqueantes, antiagregantes plaquetarios, y los tratamientos para enfermedades como la dislipemia y la diabetes mellitus. Cada fármaco posee una función determinada y es el cardiólogo quien determina cuál o cuáles debe tomar cada paciente, así como su dosis y cuándo se debe ajustar o cambiar a otro medicamento.

Estilo de vida

  • Abandonar el tabaco, si se es fumador.
  • Hacer ejercicio físico, adaptado a la edad y el estado general de salud del paciente.
  • Reducir peso si existe obesidad, e intentar mantenerse dentro del rango del normopeso. Salvo indicación del cardiólogo, la pérdida de peso debe ser paulatina, para que no afecte a la masa muscular o el tamaño del corazón.
  • Llevar una dieta saludable, con niveles de colesterol adecuados para pacientes con riesgo elevado de accidente cardiovascular y controlar la tensión arterial. Puede ser necesario eliminar la sal de las comidas.
  • Intentar llevar una vida tranquila y ordenada.
  • No saltarse las revisiones del estado del corazón y las analíticas de sangre, aunque pueda parecer que los factores de riesgo no han aumentado.

Cirugía

Básicamente, existen dos tipos de cirugías cardíacas que pueden salvar la vida a los pacientes con cardiopatías isquémicas de mal pronóstico y mejorar la calidad de vida de muchos otros.

Angioplastia coronaria

Se realiza cuando la enfermedad coronaria permite esta técnica y consiste en introducir un catéter hasta la arteria coronaria, donde se resuelve el estrechamiento dilatándola con un balón.

Tras la dilatación de la arteria o arterias coronarias afectadas, se implanta en cada una un stent (dispositivo metálico como una malla cilíndrica) dentro de la arteria para conseguir su permeabilidad, siempre que esto sea posible.

Bypass

Para pacientes con enfermedad coronaria más difusa, cuando la angioplastia no es posible y sobre todo si existe mala función del ventrículo izquierdo.

Se hace a corazón abierto, con anestesia general. Ya es posible realizar cirugías con hasta 3 y 4 bypasses combinados entre sí.

La cardiopatía isquémica tiene causas diversas. Una vez se ha manifestado, cada uno de los factores que favorecen su aparición contribuyen también a un avance rápido y una merma en la esperanza de vida, en caso de no recibir el tratamiento adecuado en cada etapa. Este tratamiento puede comenzar siendo conservador o necesitar directamente un abordaje quirúrgico. En todos los casos, el compromiso del paciente a la hora de adoptar una serie de hábitos saludables es relevante para evitar secuelas y muertes prematuras.

Menú